6 consejos para resistir a la presión de grupo

resisitir a la presion de grupo

Todas las personas tenemos opiniones al respecto de cualquier cosa. Comienza desde niños cuando alguien nos pregunta cuál es nuestro color favorito o el dibujo animado que preferimos y se va desarrollando hasta estar presente en cada una de las cosas que conforman nuestras vidas. De hecho, se desarrolla tanto que las personas podemos tener -y expresar- opiniones incluso acerca de temas sobre los cuales ni siquiera tenemos demasiados conocimientos.

Entre esas opiniones destacan las que nos dan otras personas acerca de nosotros mismos y no se las hemos pedido. Seguramente sabes a qué nos referimos porque tú lo has experimentado y quizá también lo has hecho: “oye deberías vestirte de manera más femenina”, “¿Por qué te maquillas tanto? Las mujeres se ven más bonitas al natural”, “has subido de peso ¿no? Tienes que empezar a cuidarte”. Todas esas frases son opiniones que hemos escuchado repetidas veces y que nadie las ha pedido.

Como cuando las opiniones son acerca de nuestra persona a veces pueden afectarnos un poco -sobre todo si provienen de personas que nos importan-, es necesario mantenernos firmes en nuestra autoestima para no engancharnos en esos comentarios que pueden o no ser maliciosos. Este listado de libros acerca de la autoestima, puede serte muy útil si ese es un tema en el cual todavía no te sientes del todo cómodo.

Así como las personas opinan acerca de tu apariencia, algo muy común es que lo hagan también acerca de tu comportamiento, las cosas que haces y esas otras que dejan de hacer. El asunto es que no siempre se quedan en esas opiniones sino que las llevan más allá y pretenden imponer lo que ellos consideran correcto o sus formas de actuar en ti.

Esto es mucho más común de lo que se cree y a lo largo de nuestra vida nos veremos envueltos en ese tipo de situaciones demasiadas veces por lo que debemos estar preparados para saber enfrentarlas. Empieza desde edades tempranas cuando tus compañeritos de la escuela te hacían hacer cosas que no querías solo porque todos lo estaban haciendo y se sigue extendiendo durante toda la vida hasta la adultez, aunque muchas personas no se den cuenta.

La presión de grupo es una opinión que se da en el seno de 2 o más personas. La misma se toma como correcta por lo que todos los involucrados en el grupo deben estar de acuerdo con la misma y actuar en base a ella incluso cuando no deseen hacerlo. Esto puede ser muy peligroso porque hace que las personas se vean forzadas a cometer acciones que no haría si no fuera a causa de la presión de las personas a su alrededor.

No importa la edad que tengas, siempre podemos ser vulnerables ante este tema porque la presión de grupo no siempre se da en círculos adolescentes. Muchas veces puede venir de parte de personas que respetamos y en ambientes que muchos pudieran pensar que están exentos. Pero como nadie lo está, mira las siguientes recomendaciones que te servirán para que puedas resistir a la presión social:

1.- Conoce tus principios: ¿cuáles son los valores por los que te riges normalmente? Esas cualidades con las que te identificas y para ti son importantes tanto en las otras personas como en ti mismo porque moldean la forma en que actúas. Cuando los tienen presentes y bien identificados te será mucho más difícil comprometerlos.

Para saber cuáles son los principios más importantes para ti según tu crianza, así como tu experiencia, puedes hacerte esta pregunta a ti mismo y tomarte el tiempo de pensarlo. Anota en una hoja todos los que creas necesarios y luego jerarquízalos. Lo más probable es que algunos sean inamovibles en tu vida, mientras que otros los puedas comprometer dependiendo de la situación.

2.- No tengas miedo a decir tu opinión: si tienes una opinión dila. No dejes que la timidez te gane o el hecho de que sea más de uno contra ti. Si tienes una opinión diferente el respecto alza tu voz, no sabes si hay alguien más que puede estar pensando lo mismo y está esperando una pequeña señal para disentir.

3.- Negarte no siempre significa que serás desechado: puede que la razón de que tengas miedo es que creas que te van a sacar del grupo por diferir, pero puede que incluso sea lo contrario y el alzar tu voz haga que te respeten más.

No todas las personas se atreven a disentir abiertamente en un grupo y si aquellos de los que te rodean saben apreciar la calidad, lo que hará esa diferencia de opinión es que te conozcan más cómo persona y de hecho logres influir en ellos. La confianza en ti mismo en este caso y en cualquier caso, según Gananci, es vital para lograr el respeto de los otros.

4.- ¿Complacer a los demás o mantenerte fiel a ti mismo?: esta es la pregunta del millón cuando se trata de ceder ante la presión de otros. Si cedes los están complaciendo a ellos, pero ¿Tú cómo te sientes al respecto? ¿Crees que vale la pena anteponer lo que otros piensen de ti a tus propios valores y las cosas que crees? Tú eres el único que tiene las respuestas a esas preguntas.

5.- Las personas tóxicas están mejor fuera de tu vida: en caso de que al negarte a ceder ante la presión molestes a algunos, te habrás dado cuenta de que ese tipo de personas que no respeta y/o tolera las opiniones de los demás y pretende imponer sus propios pensamientos a toda costa no es necesario de que formen parte activa de tu vida ya que tarde o temprano pueden traer problemas.

6.- Siéntete en paz con tu decisión: siempre y cuando te respetes a ti mismo estarás haciendo lo correcto. Por supuesto que es genial pertenecer, tenemos necesidad de eso porque somos seres sociales, pero ten presente que los grupos en los que vale la pena estar no te obligarán a hacer cosas que atenten en contra de tus valores.

Deja tu comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar